Páginas vistas en total

viernes, 1 de abril de 2011

IV CENTENARIO DEL GENOCIDIO Y EXPULSION DEL PUEBLO ANDALUSI Y BICENTENARIO DE LA LIBERACION DE LATINOAMERICA


Este año se cumple el cuarto centenario del genocidio y expulsión del Pueblo Morisco de su tierra, Andalucía, y también el bicentenario de la liberación de casi todos los países de Latinoamérica, estos dos centenarios coincidentes están mas relacionados de lo que nos pueda parecer a simple vista, ya que cabe recordar a modo de homenaje a los primeros esclavos que llevaron los conquistadores al Nuevo Mundo, y que al contrario de lo que la mayoría piensa, no fueron personas de raza negra de África, sino moriscos andaluces, que irónicamente fueron llevados por marineros andaluces descendientes de moriscos, que a fuego de la Inquisición se convirtieron al cristianismo 250 años antes.

Estos esclavos eran euro-africanos en realidad, ya que el Pueblo Morisco incluye a personas de diferentes razas y credos que comparten una misma cultura andaluza, y que por orden cuantitativo va desde andaluces de origen tartésico-latino, amazighen (bereberes), judíos y en menor medida árabes*, pero al fin y al cabo, hermanos todos que compartían y compartimos un mismo área geográfica y una misma cultura milenaria.

Los latinoamericanos estan de celebración por la liberación de sus pueblos, y por haber roto el yugo que les imponía la Corona española con el asesoramiento y guía de la Santa Inquisición, los moriscos andaluces no podemos celebrar que se nos robaran nuestra casas y nuestras tierras, se nos prohibieran nuestras vestimentas, idioma y costumbres, se nos prohibiese nuestra religión mayoritaria, se quemaran en la hogera a muchos que no se quisieron convertir al cristianismo, y se expulsaran de nuestra tierra a nuestros antepasados, mas que celebrarlo, debemos reivindicar nuestro derecho a una disculpa por parte del Estado español y el reconocimiento de la naturalización andaluza de nuestros hermanos andalusies en la diaspora magrebí y latinomaricana, como ya le reconoció el Estado español a parte de nuestro pueblo expulsado y masacrado, como fue a nuestros hermanos andalusíes-sefardíes y a algunos de los latinoamericanos e incluso filipinos, pese a no tener estos últimos ni sangre ni historia común con este país, tan sólo apellidos españoles que les dejaron los colonizadores en Filipinas.

En muchos lugares de Latinoamérica se liberaron de los conquistadores españoles para caer en manos de conquistadores capitalistas, que hasta hace poco ponían a sus secuaces al servicio del nuevo imperio euro-americano, traidores a sus pueblos, un sin fin de dictadores como Juan María Bordaberry, Aparicio Méndez, Ulises Heureaux, Gregorio Conrado Alvarez, Carlos Ibáñez Del Campo, Alfredo Stroessner, Hugo Banzer, Juan Velasco Alvarado, Humberto Branco, Gustavo Rojas Pinilla, Anastasio Somoza, Marcos Pérez Jiménez, Tiburcio Carias Andino, Carlos Castillo Armas, Fulgencio Batista, Francois Duvalier, Jean-Claude Duvalier, Rafael Leonidas Trujillo Molina, Gabriel Gonzalez Videla , Augusto Pinochet, y muchos dictadores disfrazados de demócratas como Rómulo Betancourt, Raúl Leoni, Carlos Andrés Pérez, Rafael Caldera, Jaime Lusinchi y Luis Herrera Campis, o recientemente en Honduras Roberto Micheletti entre otros. También el Estado español tuvo sus dictadores como el rey Fernando VII, José Antonio Primo de Rivera o el fascista Francisco Franco, por no hablar del sin fin de reyes absolutistas que reinaron este país.

Todo pueblo oprimido ha tenido que luchar por su supervivencia con un libertador o mártires nacionales al frente; como contraposición a estos dictadores de los que hemos hablado, nombraremos a modo de homenaje a Aben Humeya, Aben Aboo, Simón Bolivar, Francisco de Miranda, Antonio José de Sucre, José Gervasio Artigas, Bernardo O'Higgins, Antonio Nariño, Manuel Ascensio Padilla y su esposa Juana Azurduy, José de San Martín, Mariana Pineda, José Martí, Emiliano Zapata, Pancho Villa, Agusto Cesar Sandino, Ernesto Che Guevara, D Blas Infante Pérez de Vargas, José Manuel García Caparrós, y aún en activo el Subcomandante Marcos y el EZLN (Ejercito Zapatista de Liberación Nacional).

Pero en este artículo no hablamos de romanticismo del pasado, sino de una lucha por los derechos sociales de los pueblos, y esta aún no ha terminado, porque los dictadores del pasado hoy se han reconvertido en falsos demócratas que están masacrando a pueblos como los Mapuches en Chile, putumayos, chiapanecos, aymaras, guaraníes, etc. Incluso en la vieja y democrática Europa, el presidente francés Sarkozy, que es de origen húngaro, está expulsando a los gitanos rumanos y búlgaros de Francia, con el apoyo explicito del presidente español Zapatero y la complicidad del resto de la Unión Europea.

Por todo lo expuesto, ¡ celebremos la libertad de los pueblos latinoamericanos, reivindiquemos los derechos de los moriscos andalusíes dispersados por todo el mundo, y continuemos la lucha por la igualdad social de todos los pueblos e individuos del orbe !



Andaluzía a 16 de diciembre 2010
Xuanxo Ashraf Aben Bardibia Garçelya
La Mano Berde

No hay comentarios:

Publicar un comentario